Archivo de la etiqueta: juventud

Niños como adultos y adultos como niños

Niño vestido de adulto o viceversa.

Adulto vestido de niño o viceversa.

En mi empresa existe un programa de ‘acción social’ de ayuda económica a los trabajadores para gastos que normalmente no cubre el sistema público, como dentistas, guarderías para los hijos, asistencia a familiares discapacitados… Uno de los apartados prevé ayudas para los estudios de los hijos hasta veintisiete años. Repetimos: veintisiete años. Todo el mundo lo ve normal.

Un compañero me contaba que en la sección ‘Jóvenes emprendedores’ del periódico local había aparecido un reportaje sobre el proyecto empresarial de una conocida común. La ‘joven’ emprendedora en cuestión cumple este año los cuarenta.

Estos son dos ejemplos entre muchos de como esta sociedad – consciente o inconscientemente – ha infantilizado a buena parte de la población. No hay duda de que a los veintisiete años un adulto puede necesitar ayuda por diversos y variados conceptos, pero debería poder hacerlo por él mismo, no por ser ‘hijo de’. También es cierto que dada la esperanza de vida actual alguien de cuarenta años gozará en general de buena salud y estará aun en la mitad de su vida,  pero desde luego no es lógico que a esa edad esté todavía comenzando una carrera laboral. Solo desde la negación del adulto joven como adulto independiente, se explica que un hecho absolutamente escandaloso, una anomalía sin par en el mundo civilizado, como es que el paro juvenil supere el 50%, pase relativemente desapercibido.

Al mismo tiempo y en el mismo país, bebés desde los tres meses de edad son enviados a instituciones – guarderías – donde, pese a las más que probables buenísimas  intenciones de los cuidadores, es imposible prestarles atención individualizada. Para que aceptemos con alegría semejante aberración, nos han hecho creer que los niños necesitan socializar (¿alguien de verdad se cree que un bebé de cinco meses puede ‘socializar’?) y ser autónomos. Autonomía que por lo visto no está mal perder a los veintisiete años. Solo desde el engaño colectivo se explica que las medidas de conciliación laboral (muy necesarias) apunten al requerimiento de más guarderías y de ayudas para gastos en guarderías, en lugar de a la demanda de permisos laborales para que las madres y los padres puedan quedarse con sus hijos.

El mundo al revés: los niños son tratados como adultos y los adultos como niños. Y lo peor es que gran parte de la sociedad lo ve normal.  El futuro que auguran estas políticas no es demasiado halagüeño.

Entradas relacionadas:

Anuncios