¿Por qué “El traje nuevo…”?

Hace muchos años vivía un emperador que era comedido en todo excepto en una cosa: se preocupaba mucho por su vestuario. Un día escuchó a dos charlatanes decir que podían fabricar la tela más suave y delicada que pudiera imaginar. Esta prenda, añadieron, tenía la especial capacidad de ser invisible para cualquier estúpido o incapaz para su cargo. Por supuesto, no había prenda alguna sino que los pícaros hacían lucir que trabajaban en la ropa cuando no era cierto.

Sintiéndose algo nervioso acerca de si él mismo sería capaz de ver la prenda o no, el emperador envió primero a dos de sus hombres de confianza a verlo. Evidentemente, ninguno de los dos admitieron que eran incapaces de ver la prenda y comenzaron a alabarla.

Cuando llegó el día de presentar en público el valioso ropaje del emperador, los estafadores hicieron como que le ayudaban a ponerse la inexistente prenda y el emperador salió con ella en un desfile sin admitir que era demasiado inepto o estúpido como para poder verla.

Toda la gente del pueblo alabó enfáticamente el traje temerosos de que sus vecinos se dieran cuenta de que no podían verlo, hasta que un niño dijo:

«¡Pero si va desnudo!»

La gente empezó a cuchichear la frase hasta que toda la multitud gritó que el emperador iba desnudo. Aquello lo inquietó, pues barruntaba que el pueblo tenía razón; mas pensó:”hay que aguantar hasta el fin”. Y siguió más altivo que antes; y los ayudas de cámara continuaron sosteniendo la inexistente cola.

“El traje nuevo del Emperador” de Hans Christian Andersen

(texto adaptado de la versión que recoge la wikipedia)

Todos nos hemos sentido alguna vez como el niño del cuento: nos hemos asombrado de que a nuestro alrededor se dé por cierto lo que a nosotros nos parece que no tiene mucho sentido o es directamente absurdo. Cuando empecé a estudiar Magisterio esta sensación se hizo más y más habitual. ¿Cómo es posible que asumamos sin atisbo de crítica afirmaciones que no se sostienen en ningún argumento razonable?

No me siento ni más sabia ni más preparada que nadie. Simplemente pretendo tener una mirada crítica y dar mi punto de vista sobre algunos temas relacionados con la educación con el fin de fomentar un debate constructivo.

Porque a veces hay que decir que el Emperador está desnudo.

7 Respuestas a “¿Por qué “El traje nuevo…”?

  1. Es muy bueno ese cuento. Me encanta su moraleja

  2. El cuento es bueno y yo creo que vale para todas las sociedades, siempre hay cosas inventadas, la opinión vigente dominante, que se quieren hacer pasar por la única posible, cuando no está nada claro que sea cierta. Con la opinión pública dominante pasa como con el traje del emperador. Si tú dices que no lo ves así te dicen que eres tonto.

  3. Fíjate, Loiayirga, que quien grita que el emperador está desnudo es un niño. En general los niños son más lógicos y tienen más capacidad de asombro. Los niños sanos saben que, hagan lo que hagan, son queridos (por su madre, su padre…) y eso los hace ser más auténticos. Al crecer somos capaces de todo con tal de que nos acepten… quizás porque ya no estamos tan seguros de ser queridos.

  4. Cristina, hoy he leído este artículo sobre TAPIES y me he acordado de ti.
    Supongo que no podrás atender a todo y quizás el arte te quede a tras mano, pero que sepas que desde el punto de vista de algunos/muchos también en este campo el emperador está desnudo.
    http://www.elsjoglars.com/blog.php?post=513

  5. Gracias, Loiayirga. Como necrológica es atrevida… pero la verdad es que muchos nos preguntamos si lo que hacía Tapies era arte. El cuento del emperador encaja perfectamente en el mundillo del arte.

  6. hola Cristina

    me ha llamado la atencion el nombre del blog, porque hace 9 años conocí uno que se llama igual pero en ingles http://www.tenc.net (the emperor’s new clothes)

    si lees el articulo sobre Egipto, por ejemplo, veras por qué

    se escindieron hace unos años y uno de los autores empezo http://www.hirhome.com

    nada que ver con la educacion, pero bueno, como curiosidad…

    saludos

  7. Gracias por los enlaces, Josele. No los conocía, aunque ya sabía de uno en portugués. La verdad es que la moraleja del cuento se aplica a tantas cosas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s