Educación emocional

La Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa, conocida como LOMCE, llega a Canarias con una nueva y sorprendente propuesta: la asignatura de Educación Emocional y para la Creatividad (EMOCREA). Ayer mismo informó la Consejería que a partir del próximo curso los centros escolares públicos de Canarias podrán impartir EMOCREA, “una enseñanza que pretende validar el papel que desempeñan los aspectos del mundo emocional y creativo en relación con los contenidos curriculares como proceso y parte que garantizan la educación integral de las personas.

O sea, EMOCREA pretende validar X en relación con Y, donde X es el papel que desempeñan los aspectos del mundo emocional y creativo e Y  los contenidos curriculares. ¿Cómo puede una asignatura validar no sé qué en relación con los contenidos curriculares? Afortunadamente, un experto nos lo explica:

La asignatura pretende que los niños conozcan sus propias emociones y aprendan a “ajustarlas para que no les desorienten y para poder dar una respuesta responsable a lo que sucede a su alrededor”.

Ajá. No sé los niños, oigan, pero aquí hay al menos un adulto que no tiene ni idea de en qué consisten las emociones humanas. ¿Qué tal una asignatura de “Introducción al amor” en los grados universitarios?

Pero no se confundan, que nuestro experto no es un hippy cualquiera amante del buen rollo. No. Él es un hombre serio y si pide emociones es porque son buenas para, atentos, mejorar la productividad de las empresas:

Las empresas requieren a sus trabajadores seguridad en sí mismos, autonomía, capacidad de trabajo en equipo y ven en estas cualidades una relación directa con la productividad.

¡Un aplauso para los expertos educativos que han sabido subirse al carro de la LOMCE, con sus cuatro cascabeles (productividad, excelencia, emprendimiento y competitividad), sin despeinarse!

Las empresas quieren trabajadores equilibrados emocionalmente, ahora, que sepan hacer cuentas o entender lo que leen, se conoce que ya importa menos:

Para hacer sitio a esta asignatura, el Gobierno regional tendrá que reducir el horario de otras. Una es Matemáticas (…) La otra hora se ganará a costa de la dedicada hasta ahora a la comprensión lectora.

Qué buena idea, oye. Total, si para hacer de camareros en el sur es suficiente con que los trabajadores sepan comportarse.

Las emociones son guays, qué duda cabe, pero ¿qué otra cosa había que también era molona? La creatividad. Pues ahí vamos también a fomentar la creatividad pero, ojo, como hay que adaptarse a los nuevos tiempos, ya no va a ser la creatividad esa toda loca de andar metiendo las manos en botes de pintura. No. Ahora se trata de “creatividad vital”:

Además, aspira a estimular la “creatividad vital”, que no artística, la que permite idear soluciones innovadoras, aplicables en el futuro a actividades como la emprendeduría.

Y ya salió la que faltaba: ¡La Santa Emprendeduría!

Satisfecho por el trabajo bien hecho, el experto se levanta de su mesa, sale del despacho y coge el monovolumen para ir a buscar a los chiquillos al colegio privado bilingüe.


Yo también creo que el equilibrio emocional de los niños es fundamental, no vayan a creer que no tengo sentimientos. Sin embargo, propongo un enfoque innovador: el respeto y el cariño. Aunque se trata del respeto y el cariño de toda la vida, me referiré a ellos con las siglas RESPECARI, para que lo entiendan los expertos. El RESPECARI no tiene horario sino que aplica en todo momento. Es, de hecho, más que una asignatura transversal porque tiene que funcionar también en el patio y en el día a día de los niños. Habrá que implicarse en la vida de los alumnos, pero eso es fácil, porque va con la profesión. Además de otras virtudes, el RESPECARI no requiere que se eliminen horas de matemáticas y de lectura. Es más, cuanto más se anime a los críos a aprender y a disfrutar aprendiendo, más se muestra RESPECARI. Será fundamental también hablar con ellos, sobre todo escucharlos. Todo son ventajas, ¿no creen? Y a coste cero.

Entradas relacionadas:

 

37 Respuestas a “Educación emocional

  1. Mira que mola ver como convergen los economistas y los pedagogos, todos ellos con su neolengua. El primer paso fue el de las competencias, cuya estupidez este vídeo muestra de modo genial (es espantoso ver que muchos maestros lo comparten como si fuese un modelo). Pero espera, que ahora llegan los “estándares de aprendizaje”. Les auguro un gran éxito.

  2. Ellos se adaptan a lo que sea, JJ, está claro. Y pensar que hubo quien votó al PP pensando que la reforma educativa traería la excelencia y la meritocracia…

  3. Pingback: Educación emocional | Educacion, ecologi...

  4. En lo que comentas Cristina hay de todo, y todo malo. Es también la prueba de que el Gobierno central puede formular una reforma y las comunidades autónomas sencillamente saltársela a la torera y aplicarla en sentido contrario a la intención inicial y de hecho así lo tienen anunciado Andalucía, Cataluña y País Vasco. Aunque esta de Canarias parece más original, no lo anuncian, sencillamente lo llevan a efecto.

    Una de las principales aspiraciones de la LOMCE era reforzar los contenidos de matemáticas y lengua, pero tal como tú lo cuentas, desde Canarias y como si de una nueva Penélope se tratase se desteje lo que antes se tejió, de tal modo que el esfuerzo para lo que ha servido es para no moverse del sitio pero luego de removerlo todo. EMOCREA se nutre de las horas que se restan a matemáticas o comprensión lectora. No sé de qué otro modo se podría expresar la conformidad con los resultados que Canarias obtiene en estas materias y lo bueno que se considera el modelo vigente hasta el presente. Y lo mucho que se quiere echar por tierra la intención de la ley Wert.

    Y yendo a Emocrea, tengo la sensación de que a modernos nadie nos gana. Esto me suena a esa didáctica de las matemáticas sin matemáticas. Las emociones y la creatividad en estado puro, desnudas de aditamentos, y prestas para que un profesor se las enseñe a sus pupilos sin necesidad de soporte, sin necesidad de que se manchen las manos con las acuarelas o el bolígrafo, sin necesidad de dibujar o redactar, y unas emociones que se harán aflorar al primer intento para mostrar a continuación la mejor manera de dominarlas, ponerlas al servicio del alumno y evitar de ese modo que puedan tiranizar su vida.

    Es alucinante la concepción del ser humano que se esconde detrás de estas posmodernidades y hasta qué punto se considera estúpidos a todos los maestros que nos han precedido a lo largo de la historia al no darse cuenta de que bastaba con dedicar un tiempo a estas materias para que el autocontrol emocional y la “creatividad vital” fuesen tan asequibles como EMOCREA nos dice. La cuestión es que jamás nadie tendrá que rendir cuentas de qué ha sucedido con estos experimentos, y llevamos ya muchos años experimentando distintas cosas. Tampoco cuando se compruebe de nuevo que los alumnos lo siguen haciendo mal en matemáticas, lengua o geografía, porque siempre habrá un intangible que PISA no mida.

  5. Emilio, eres demasiado generoso con las intenciones del gobierno central en general, y de la LOMCE en particular. Dudo mucho que una de las intenciones de la ley fuera reforzar nada bueno. ¿Tú alguna vez pensaste que iba a servir para mejorar la calidad de la enseñanza pública? Yo nunca. Eso sí, esto lo podría haber escrito hace tres años, igualito, con las mismas monsergas aunque con una retórica distinta, hablando de felicidad en lugar de emprendiduría, por ejemplo.

  6. Lo de incrementar en una hora semanal matemáticas y lengua tampoco suponía una revolución y hasta donde yo sé eso es lo que plantea el nuevo currículo. Lo que parece recochineo es que lo que se añade desde el gobierno central se quite luego desde el autonómico.

  7. Hay veces que le dan a uno ganas de tirar de la toalla…Lo de la educación emocional es la estafa estrella del PP y está aquí para quedarse. Aunque este pensamiento buenista y fofo según el cual la escuela debe hacer la vida agradable al alumno y servir de manual de autoayuda procede del PSOE, ahora llega a las aulas aderezado con el rollito neoliberal del emprendimiento, aprovechando (y aprovechándose) de la crisis para que papás y mamás que solo quieren que sus hijos se coloquen (encuentren trabajo, quiero decir) se traguen semejantes milongas. Total, que si en Primaria la cosa estaba mal, ahora, de momento en Canarias, con la sustitución de horas de matemáticas y de comprensión lectora por educación emocional, la cosa va a ser para llorar. “Tontos pero felices” parece ser el lema. Cuidado que en la Secundaria el virus ya se está propagando…

  8. Pues no lo sé, Emilio. Pensaba que no se habían definido los contenidos para Primaria. En cualquier caso, así están las cosas.

    Alberto, creo que hubiera respetado a los llamados expertos un poquito más, un poquito solo, si se hubieran mantenido fieles a su discurso del buen rollo. Que se hayan subido al carro del neoliberalismo este de campo y playa, habla tan mal de ellos… En fin, que muy lamentable todo.

  9. Pero es que los expertos se suben al carro que sea necesario porque, como dicen en El Padrino, “no es nada personal, son solo negocios”. Un saludo.

  10. Al menos no van dejando cabezas de caballos por ahí🙂

  11. Bueno, en sentido figurado podríamos hacer un símil con las cabezas de los chiquillos… pero es demasiado cruel.

  12. Cabezas no cortarán, Cristina, pero vaciarlas, ya te digo yo que sí.

  13. Disculpas. He repetido dos veces el documento de La Rioja. El que quería colgar en primer lugar era:
    Real Decreto 126/2014, de 28 de febrero, por el que se establece el currículo básico de la Educación Primaria.

  14. De acuerdo en todo, Cristina, y mi respaldo más entusiasta al RESPECARI. Ahora bien, no mencionas la explicación más obvia a la EMOCREA: el experto es un fan de Punset, que lleva años anunciando la buena nueva de que lo esencial en el siglo XXI es enseñar a los alumnos a “gestionar sus emociones”…

  15. Pseudópodo, los Punset son un peligro público. Como personas viajadas que son, saben que en España aún hay mucho negocio que hacer con esto de las emociones y han caído como buitres a explotar ese mercado. Se estarán forrando… a costa de las ilusiones y la ignorancia de la gente, claro. Mira la página de Elsa Punset. Me produciría solo vergüenza ajena si no fuera por el efecto perverso que tienen sus chorradas en muchos campos, por ejemplo, en la educación. ¡No es magia, es inteligencia social!’, dice. ‘Sentirte solo indica que necesitas recuperar conexiones e intimidad con el resto de personas.‘ Vaya lumbrera, nadie lo hubiera pensado. ‘Sentir que las personas que quiero están cerca y están bien me da paz para poder centrarme.‘ Se creerá que es a ella sola, que es más fina, a los demás nos deja frios que nuestros seres queridos no estén bien, no te fastidia. En fin, no sigo, que me va a dar algo. Pobres niños. Solo espero que haya maestros que aprovechen estas clases para leer, hablar con los críos o para hacer algo de provecho en general.

  16. A ver, creo que por una vez, no estoy muy de acuerdo con la tónica general tanto del post como de los comentarios posteriores.

    Creo que décadas después del boom de la inteligencia emocional (patrocinada como decís por Goleman y luego por Marina en España) ya tenemos la perspectiva suficiente como para hacernos a la idea de lo que realmente puede aportar a la educación y a la vida de los ciudadanos. No es desde luego esa panacea que parecía al principio que podía solucionar todos los males de la Sociedad, como se desprendía de la euforia inicial, pero sinceramente creo que puede aportar algo el conocimiento y la “gestión” (como odio esa palabra, pero bueno…) de las emociones a la educación de los niños.

    Claro, otra cosa es que esto, por un lado, se haga a costa de otras asignaturas también importantísimas, o que por otro, se haga con profesores que no tienen ni idea del asunto, o por otro más, que simplemente se haga mal, y para cubrir el expediente y que todo parezca muy moderno. Claro, pero es que si algo se imparte con esas premisas, nunca va a servir para nada: ni las Matemáticas, ni la Lengua, ni la Física Cuántica. Voy más allá…¿siquiera estas asignaturas “clásicas” están planteadas de verdad para que sirvan para algo?

    Por ejemplo, unas nociones de Psicología en secundaria, que es al fin y al cabo en lo que se basa la Inteligencia Emocional, creo que vendrían muy bien en una época tan convulsa, eso sí, bien impartidas y con el propósito de que sirvan para algo. Servirían por ejemplo para saber como negociar con alguien, para interpretar el lenguaje corporal de alguien cuando hablamos o discutimos, para identificar las emociones… Puede que sea verdad que los adultos no tengan ni idea de en qué consisten las emociones humanas, pero desde luego ese es un problema, creo que puede resultar muy útil en la vida tener esos conocimientos para miles de situaciones, para autoconocerse…

    Pero claro, si ya vamos con el ánimo de que se hará mal, que no servirá para nada…pues así nunca se cambiará la situación por muy buenos planes que haya detrás. Y eso en sí mismo es un problema, si los profesores siempre reaccionan así, con mentalidad de funcionario que no quiere que cambie nada ante cualquier cambio que se les propone…pues mal vamos, así no hay quien implante nada por genial que sea. Mejor actitud sería que ante algo que no les convence mucho, como puede ser este programa, que en vez de revolverse contra él, intentaran impartirlo de la manera más útil posible para los alumnos, al fin y al cabo ellos son los que van a llenar de contenidos concretos la asignatura, o los que le pueden dar el sentido que más convenga a los alumnos. Pero claro, eso implica un esfuerzo que lo mismo es el que no se quiere hacer…

  17. Ah… y una cosa más que quería decir: no creo que el respeto y el cariño por sí solos puedan cumplir con ese objetivo de hacer conocer las emociones propias y ajenas, de saber manejarlas, de sacar partido de ese conocimiento…El respeto y el cariño estarán muy bien para dar confianza y seguridad en sí mismos a los alumnos, pero se trata de mucho más que eso, eso solo sería una parte de lo que se debería estudiar. De la misma manera que con el respeto y el cariño solamente no se pueden enseñar Matemáticas, sería ingenuo pensar que solo con eso se consigue transmitir a los niños un conocimiento útil de las emociones.

  18. Gracias por tu comentario, Antonio. Como hay muchas cuestiones que tratar, te contestaré con un post cuando tenga algo de tiempo. Aprovecharé también para responder a Loiayirga, que tiene un punto de vista similar al tuyo.

  19. Ah pues genial…así tendremos post nuevo que siempre es de agradecer.

  20. Yo estoy dispuesto a dejarme convencer de las bondades de EMOCREA siempre que se me explique en qué va a consistir esa asignatura, cómo se medirán los resultados y quién la va a impartir. Entiendo que no es pedir demasiado sino lo mínimo imprescindible.

    Decir que es importante la gestión de las emociones, no es más explícito que decir que es interesante el cultivo de la inteligencia y el saber o que la didáctica debe formar parte de las materias de un futuro enseñante.

    He aprovechado el enlace a la entrada de Loiayirga para leer la entrada en que hace referencia a esta y me atrevo a sugerirle que lea las últimas cosas de J.A. Marina en las que su planteamiento ha evolucionado mucho y da por superada esa fase en que la inteligencia emocional parecía la clave de todo.

      • “Durante siglos se pensó que la función principal de la inteligencia era conocer. Fue la época dorada de la INTELIGENCIA COGNITIVA. Después se reconoció la importancia de la INTELIGENCIA EMOCIONAL, dada la influencia del mundo afectivo en el comportamiento humano. Muchos síntomas parecen anunciar que estamos en el comienzo de una nueva etapa, que aprovecha todo lo anterior situándolo en un marco teórico más amplio y potente. Desde múltiples campos de investigación emerge la idea de la INTELIGENCIA EJECUTIVA, que organiza todas las demás y tiene como objetivo DIRIGIR BIEN LA ACCION (mental o física), aprovechando nuestros conocimientos y emociones.”
        J.A. Marina. La inteligencia ejecutiva. Ariel 2012 2ª edición (pag. 11)

  21. Pues por supuesto que habrá que concretar en qué consiste la asignatura, quien la impartirá, etc, como con cualquier otra, y como decía de eso dependerá en parte si las cosas se hacen bien o mal, y si hay voluntad de que la materia sirva para algo.

    Claro que es interesante el cultivo de la inteligencia, de hecho, en gran parte por eso van los niños al colegio, y aunque hay que hacer un esfuerzo enorme por parte de la sociedad entera, todo el mundo asume que es necesario, y no veo por qué no se puede hacer lo mismo con la educación emocional y la creatividad.

  22. Me pasaba por aquí para decir que escribí sobre tu entrada y me encuentro 25 comentarios ¡¡YA!!

  23. Antonio, pero no hay una asignatura que se llame desarrollo de la inteligencia, porque se entiende que el desarrollo de esa facultad será la resultante del conjunto de una serie de materias, empezando por la lectura compresiva y el razonamiento matemático y continuando por los aspectos emocionales. .

    Del mismo modo lo emocional no puede desgajarse de lo demás, de hecho el control de nuestras emociones se ejerce básicamente desde nuestra capacidad de razonamiento. Sin emoción es imposible el aprendizaje pero sin razón no hay control de las emociones.

    El cerebro no se puede parcelar y todo él interviene tanto cuando tratamos de interpretar nuestas emociones como cuando precisamos tomar una decisión. Sin cerebro límbico no hay cerebro racional, pero sin razón no hay más que animalidad, que justamente es lo que se trata de evitar.

    Si quien la va a impartir son los maestros actuales, quizá Cristina que estudió la disciplina recientemente nos pueda decir algo al respecto, pero hasta donde yo sé la formación actual de los maestros entiendo que no capacita para impartir una materia como esta.

    En cuanto a la evaluación de resultados me parece imprescindible porque necesitamos saber lo que funciona y lo que no y lo que más claro parece es que nuestro sistema educativo falla estripitosamente en cuantos informes PISA ha participado, sea que midan conocimientos, valores o el manejo de las TICs.

  24. No existe “desarrollo de la inteligencia” como asignatura, pero por lo menos en mi época se impartían “técnicas de estudio”, que no es otra cosa que llamar de otra manera lo que mencionas. Aunque no era una asignatura tal cual, recuerdo que en ciertos centros se le dedicaba un tiempo semanal a ayudar a los alumnos a estudiar, a asimilar los conocimientos.

    De la misma manera que se entiende que a veces un niño no aprende por sí solo a estudiar, y no basta con ponerle los libros enfrente, no veo por qué no se le puede ayudar a lidiar con sus emociones, en vez de dejar que se las arregle solo como pueda. Todo el mundo habla, como ya discutimos aquí una vez de “competencias sociales” y cosas por el estilo, pero nadie les dice a los niños como desarrollarlas. Creo que si los niños tuvieran un conocimiento básico de por ejemplo, interpretar el lenguaje corporal del que tiene enfrente, de saber reconocer sus emociones, como potenciar sus relaciones sociales, etc…esto les podría servir de mucho en la vida.

    Y tampoco creo que haya que obsesionarse con las calificaciones, y como se va a medir, etc… No digo que no sea importante, pero no es lo fundamental. Cuando uno va a un psicólogo a pedir ayuda, el psicólogo al final de las sesiones no le pasa un test para ver si antes del tratamiento puntuaba 3,6 y luego 7,3, basta con que el paciente se sienta como quiere y haya cumplido los objetivos que se plantearon para la psicoterapia.

  25. Antonio estoy dispuesto a dejarme convencer pero con razones . Efectivamente no existe una asignatura como desarrollo de la inteligencia y no se puede pretender que las técnicas de estudio son una aproximación a algo asi.
    Si al currículo se le van a restar horas de matemáticas y lengua que lo sea por algo que se tiene claro en qué consiste y cómo se va a impartir. Lo otro, probar a ver qué pasa, sin saber muy bien qué es lo que se prueba ni con qué garantías, en mi opinión nulas porque las emociones siermpre tienen un contexto, no deja de ser una forma de irresponsabilidad.

  26. En relación con el psicólogo que mencionas, no me parece muy afortunado mezclar educación y atención psicológica. En los círculos en que me muevo se acostumbra a decir que si se quiere convertir al hijo en un adicto del psicólogo nada mejor que llevarlo a él sin motivos fundados.

  27. Insisto en mi intervención no ya tanto tal vez por el propio tema que estamos tratando (que también) sino porque empiezo a ver una tónica general en las intervenciones en este blog (y otros similares), con cuya autora suelo estar de acuerdo; una tónica que veo que poco a poco se va escorando hacia algo que no me gusta: a una autocomplacencia que no se basa ni en los buenos razonamientos ni en los datos, si no en una dinámica un tanto corporativista que precisamente es lo que (en mi opinión) empezó combatiendo; ese corporativismo de la pedagogía vacía, eso que en otros foros (recuero por ejemplo “Deseducativos”) dio en llamarse la ideología de los “pedabobos”.

    Y digo esto porque de un tiempo a esta parte, y al calor de los “grupos de apoyo” como por ejemplo el citado (y finiquitado) blog de “Deseducativos”, solo veo oposición total y quisquillosa a cualquier intento de cambio, bienintencionado o no por parte de las autoridades educativas. Se busca cualquier resquicio en los razonamientos, se apuran éstos hasta límites hasta el ridículo, se ponen trabas por lo civil, lo penal y lo administrativo, y lo que se tercie, todo ello en una dinámica de reunión de bar, que claro, finalmente se ve claramente que no lleva a ninguna parte (motivo por el cual sin ir más lejos, en parte creo que se cerró el mencionado blog).

    Lo digo también porque ya de memoria recuerdo más de una intervención en contra de cambios que no son tan descabellados ni tan absurdos como algunos intentan hacer ver por aquí. Es muy fácil sucumbir a razonamientos de los comentaristas y la autora de este blog, porque se trata de gente formada y que se expresa con claridad e incluso gracia, con buena retórica, y precisamente por eso (yo el primero) renunciamos a una crítica y un análisis más profundos que en muchas ocasiones no pueden hacer sino llevarnos a la postura contraria, como sinceramente creo que es el caso. Recuerdo por ejemplo (juraría que fue aquí, sino pido disculpas) críticas a la introducción de la lengua inglesa en las clases por parte de profesores que no están especialmente preparados para impartir clases en esa lengua. Y recuerdo también que la primera vez que lo leí, estuve de acuerdo con lo que aquí se dijo. No obstante, y como digo, si hacemos el esfuerzo de cambiar la actitud, a veces hay que admitir que la cosa no está tan clara. En el caso del inglés, por ejemplo, se puede estar de acuerdo en lo que aquí se decía si admitimos de partida que no vamos a asumir esfuerzo ninguno en cambiar y nos vamos a aferrar a lo de siempre, a que yo ya saqué mi plaza y no me compliquéis con experimentos. Pero…¿qué tal si en vez de asumir eso asumimos que si queremos cambiar la (mala) situación en la que estamos no nos queda más remedio que hacer un esfuerzo, para cambiarla? Porque de lo contrario estamos en la absurda teoría de que queremos cambiar las cosas pero sin ningún esfuerzo, haciendo lo mismo que hacemos ahora. En el caso del inglés, bajo esta nueva actitud, en vez de pensar que somos incapaces de asumir una clase en inglés…¿por qué no hacer el esfuerzo de ver las películas en versión original para ir cogiendo oído? ¿Por qué no, como hace loiayirga aprovechamos algo de nuestro tiempo libre en hablar con nativos por Skype? ¿Por qué no incluso programar un audiovisual con los alumnos con uno de los miles cursos on-line y gratuitos que abundan por la red?

    Emilio, como digo, los razonamientos pueden ser relativamente correctos, pero no por eso dejan de ser quisquillosos. Puedes argumentar que los colegios no están para dispensar psicoterapia, pero por la misma regla de tres podríamos decir que los colegios tampoco son gimnasios públicos, y sin embargo se imparte Educación Física en todos (y que más lejos que eso puede estar del ambiente “académico”). O también, como se decía en mi época los profesores no son policías, pero claro, alguien tendrá que responsabilizarse de los alumnos y de su más básica seguridad. Si entramos en esa tónica, nos vamos despojando de nuestras responsabilidades una a una escudándonos en el consabido “para esto no me pagan”. Y al final no solo todo se queda igual, sino que hacemos imposible el cambio ya por pura cabezonería e inmovilismo, eso sí, el quejarse de la situación que no falte, y el reírse en privado (o público) de lo que ponen los alumnos en los exámenes tampoco.

  28. Gracias a todos por sus comentarios. He intentado responder con una nueva entrada.

  29. ¿No habría que esperar a que estuviese desarrollado el marco completo de EmoCrea, antes de opinar como si ya supiéramos cómo se va a desarrollar en las escuelas? Más allá de que no veo por qué hay que tener una asignatura específica sobre emociones, en lugar de aprender acerca de las propias emociones de manera transversal, ni veo por qué debe incluirse la creatividad tal como aparece en el nombre Educación emocional y para la creatividad(¿por qué “para”?)…Digo que, más allá de eso, opinar como si ya tuviésemos clara la estructura de la “asignatura”, cuando aún no ha sido publicada, le quita autoridad al argumento. Esperemos a que se publique en el BOC y luego debatamos con argumentos más sólidos, basados en información real, oficial, concreta.

  30. Pingback: Educación emocional | educació em...

  31. Pingback: Educación emocional | Educación i...

  32. Pingback: Educación emocional | Educación E...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s