En cualquier tiempo, en cualquier lugar

A los que piensan que los maestros no son más que cuidadores de niños; a los que dicen que deben ser mediadores o curadores de contenidos; a estos que, en nombre de no sé qué libertad,  dudan de que la escuela deba ser obligatoria y a aquellos que, en nombre de no sé qué mercados, dudan de que deba ser gratuita; a los que declaran que el único objetivo de la escuela es la formación humana, como si  olvidando la dimensión intelectual de la persona fuera posible tal cosa… yo les haría leer el libro “El primer hombre” de Albert Camus, del que ya he hablado en este blog.

Ahora nos escandalizamos – con razón – por los recortes en la escuela pública, pero lo cierto es que ya hace tiempo que nos habíamos olvidado de que un sistema educativo de calidad es imprescindible para conseguir la movilidad social real y de paso – o como consecuencia –  avanzar como sociedad en todos los sentidos. La educación es sobre todo un asunto de generosidad. Generosidad en lo que respecta a los  recursos, sí, pero generosidad humana e intelectual también. El maestro debe hacer sentir a los niños que son dignos de descubrir el mundo,  citando a Camus. Y además, queridos políticos y pedagogos de cuello blanco, hay que tener humildad para reconocer el talento ajeno, aunque así  colaboren a conseguir que los hijos de las clases populares acaben ocupando sus despachos oficiales o sus cátedras universitarias. Ustedes hablan de igualdad pero hay que entender clasismo. Hablan de libertad y hay que entender  mansedumbre. No, no se trata de elegir entre educación y libertad. Sin educación, no hay libertad; y la libertad no hace ni más ni menos felices a los hombres; los hace, sencillamente, hombres, como dicen que dijo Manuel Azaña. Precisamente por eso, Albert Camus se refería a sí mismo como el ‘primer hombre’ y, por esta razón, estuvo siempre agradecido al maestro que lo ayudó. A este maestro, llamado Louis Germain, dedicó Camus el discurso del Premio Nobel que ganó en 1957. Unos días más tarde, le escribió esta carta (que a mí me emociona bastante, qué le vamos a hacer):

Querido señor Germain:

Esperé a que se apagara un poco el ruido que me ha rodeado todos estos días antes de hablarle de todo corazón. He recibido un honor demasiado grande, que no he buscado ni pedido. Pero cuando supe la noticia, pensé primero en mi madre y después en usted. Sin usted, sin la mano afectuosa que tendió al niño pobre que era yo, sin su enseñanza y su ejemplo, no hubiese sucedido nada de todo esto. No es que dé demasiada importancia a un honor de este tipo. Pero ofrece por lo menos la oportunidad de decirle lo que usted ha sido y sigue siendo para mí, y de corroborarle que sus esfuerzos, su trabajo y el corazón generoso que usted puso en ello continuarán siempre vivos en uno de sus pequeños escolares, que, pese a los años, no ha dejado de ser su alumno agradecido.

Lo abrazo con todas mis fuerzas.

Albert Camus.

Hay sobre este mismo tema un árticulo de Manuel Vicent que recomiendo leer y del que extraigo unas líneas:

En cualquier tiempo, en cualquier lugar, hubo un niño superdotado que se encontró con un buen maestro como el señor Germain. (…) En cualquier tiempo, en cualquier lugar, hubo un maestro de escuela que un día puso la mano en el hombro de ese niño e hizo todo lo posible para que su talento no se desperdiciara. Convenció a los padres, pobres y analfabetos, de que su hijo debía estudiar y lo preparó personalmente para el ingreso en el instituto.

¿Y los que no somos superdotados? Todos necesitamos oportunidades para desarrollar el talento que sin duda tenemos. Además, también sería una inmensa pérdida para nosotros no poder disfrutar de la obra de autores como Albert Camus. Pocas profesiones hay más bonitas que la de maestro de escuela porque en cualquier tiempo, en cualquier lugar… ¿y por qué no puede ser siempre, en todo lugar?

Entradas relacionadas

Anuncios

6 Respuestas a “En cualquier tiempo, en cualquier lugar

  1. A mi también me ha emocionado la carta de Camus. Soy un sentimental. Y no conocía su historia, gracias por contarla. Me parece maravilloso eso de que “El maestro debe hacer sentir a los niños que son dignos de descubrir el mundo”. Con toda la dificultad que tenga.

    Recuerdo que en la carrera una muletilla de algún profesor, que me ponía enfermo, era “para que ustedes lo entiendan… [se lo voy a explicar te tal manera sencilla].” Yo siempre pensaba: a mí explicamelo como es, que ya me encargaré yo de entenderlo. Me parece que en la pedagogía progresista hay un tufillo a condescendencia hacia el pobrecito alumno, al que se le explican las cosas “para que lo entienda”.

    Un placer volverte a leer tras el verano… aunque veo que no has estado desconectada como yo.

  2. Entrada bonita y significativa si tenemos en cuenta lo que discutíamos en la anterior. No estaría mal recuperar algo del aliento de aquellas generaciones de maestros que entendían su labor de forma tan magnífica como el de Camus.

  3. Pseudópodo, el placer es mio. El libro es maravilloso, lástima que no le diera tiempo a terminarlo.

    Lo peor de la llamada pedagogía progresista, no es ya no ser progresista en absoluto, sino aparentar serlo. Reparten café para todos, con esa condescendencia de la que hablas, para que los de siempre sigan bebiendo champán. (No sé si hace falta decir que para mí el término ‘progresista’ tiene connotaciones positivas – de ahí mi decepción).

    Emilio, precisamente fue la entrada anterior la que me hizo pensar de nuevo en Camus y su historia. No conviene perder de vista el objetivo de la educación. Gracias por tu comentario.

  4. Pingback: Conascendencia | Pseudópodo

  5. Pingback: Conascendencia | Pseudópodo | A mí, háblame en Cristiano

  6. Pingback: Conascendencia | Pseudópodo « Lunch time forum

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s