Matemáticas y poesía

Decía el físico Paul Dirac que cuando trabajas en ciencia tienes que escribir sobre cosas que nadie sabe con palabras que todo el mundo es capaz de entender, mientras que al escribir poesía se debe expresar algo que todo el mundo sabe con palabras que nadie entiende. Aunque la broma está en afirmar que no hay encuentro posible entre la ciencia y la poesía, creo que Dirac hace exactamente lo contrario al reconocer que ambas se valen de la naturaleza metafórica del lenguaje y que, por tanto, están íntimamente relacionadas.

Decía el poeta Federico García Lorca (casualmente hoy se cumplen 76 años de su muerte), que poesía es la unión de dos palabras que uno nunca supuso que pudieran juntarse, y que forman algo así como un misterio. Y es que un verso es como una ecuación. Como en la ecuación, todo tiene que encajar, sus términos no se pueden alterar o suprimir – a menos que se sigan ciertas reglas y siempre manteniendo el cuerpo que le da sentido -. El significado de la ecuación tiene que penetrar en las profundidades del pensamiento y permanecer en la memoria y tiene que evocar otras relaciones. Esto es precisamente un verso: una pieza del lenguaje – que forma un misterio – formulada de manera única y precisa, que tiene que ser necesariamente como lo ha concebido el poeta.

Pensemos en un verso que nos conmueva: No hay extensión más grande que mi herida“, de Miguel Hernández, por ejemplo. Estas ocho palabras forman un todo y transmiten muchísimo más que expresiones como “mi herida es muy grande” o “sufro tanto como si tuviera una herida enorme”, aunque podría parecer que la última formulación explica más claramente el estado de ánimo del autor. Ni siquiera movilizando algún recurso poético para escribir algo del tipo “ni el mar ni el universo son más grandes que mi herida” es fácil alcanzar, si quiera mínimamente, la fuerza del verso de Miguel Hernández (el mío es un verso horrible, de hecho). Al profesor que recuerdo con más cariño de mi época escolar, es al que tuve en Literatura de 2º de BUP. A estas alturas ya no me acuerdo de su nombre pero no se me borra la clase que dedicó íntegramente a comentar el verso “Tus campos rompan tristes volcanes“, otro maravilloso ejemplo del poder de la palabra: la amenaza “espero que exploten unos volcanes y acaben con todos ustedes” no sobrecoge tanto como la de la endecha popular. Y es que los poetas son capaces de formar algo así como un misterio. Es más, no es que la poesía adorne los pensamientos, es que en ocasiones es el único medio de compartirlos. Porque hay cuestiones tan complejas que no queda más remedio que apelar a la poesía, y así es frecuente que la gente responda “no tengo palabras” cuando se le pregunta por un hecho que los ha sobrecogido o emocionado especialmente. Del mismo modo, las matemáticas no adornan las teorías científicas sino que están en su misma esencia.

Hay muchos ejemplos de matemáticos poetas y viceversa. Nicanor Parra (Premio Cervantes del 2011) es físico, matemático y poeta (antipoeta, diría él). A él se debe la ecuación canónica de la poesía occidental – más bien la igualdad-, que es la siguiente: (14+8)/2 = 11 (la versión que viene en el artículo que he enlazado es incorrecta porque le falta un paréntesis). El poeta explica la expresión del siguiente modo en una entrevista: “los versos de 14 sílabas corresponden al mester de clerecía, el de Gonzalo de Berceo. Yo [el periodista] le digo que los alejandrinos también pueden contarse como dos versos de 7, pues los de 14 casi siempre tienen un cesura en el medio. Parra está de acuerdo, pero la cosa no cambia, 7 + 7 = 14. A este se le suma el octosílabo de las coplas y de los romances, el mester de juglaría, la poesía popular. La división por dos de estos dos tipos de versos canónicos da la medida intermedia, la perfecta, que no es culta ni popular: el endecasílabo. El verso típico del soneto italiano, provenzal, castellano…”

Otro poeta matemático es Raymond Queneau a quien se le ocurrió escribir 10 sonetos y reunirlos en un libro donde cada uno estaba impreso en una página recortada a su vez en 14 trozos, uno por cada verso. La idea era combinar los versos para componer diferentes nuevos sonetos. Tantos como 1014: hay 10 posibilidades para el primer verso, diez para el segundo, diez para el tercero… y así hasta catorce. Por eso tituló su libro Cent Mille Milliards de Poèmes” (“Cien mil millardos de poemas”, o lo que es lo mismo “Cien billones de poemas”). Cien billones porque un billón son un millón de millones, o sea 1012, así que 1014 hacen cien veces un billón. Recientemente la Editorial Demipage ha editado un libro, homenaje a Quenau, siguiendo el mismo procedimiento. Lo ha titulado “Cien mil millones de poemas”, no sé si por error o para que sonara parecido al original francés, porque lo cierto es que hay más de cien mil millones de poemas, como acabamos de ver. En este blog hay un par de vídeos donde se explica cómo funciona el invento.

Entradas relacionadas:

Anuncios

10 Respuestas a “Matemáticas y poesía

  1. “Esto es precisamente un verso: una pieza del lenguaje que tiene que formularse de manera única y precisa, que tiene que ser necesariamente como lo ha concebido el poeta”. ¿No sería lo mismo un poema? ¿No es algo exactamente construído de ese modo y no de cualquier otro?
    Lo cual se da de tortas con la creación del último poeta que citas que sería algo azaroso porque el poeta no ha podido siquiera leer todos los poemas que dice hacer escrito.
    Aunque claro, en realidad se trata más bien de una broma. O se trata de apuntar -como algo sugerente más que con contenido real- que el azar puede ser poeta.

  2. Tienes toda la razón. Decir que el experimento de Queneau es poesía contradice lo anterior. Se trata sólo de un divertimento poético-matemático que me llamó la atención. Me pareció curioso que hubiera tantísimas combinaciones, imposibles de leer en una vida, de modo que hay poemas en el libro que probablemente no habrá leído nadie antes. Pero decir primero que un verso es una pieza lingüística única, que tiene que ser así y sólo así y después hablar de azar es de lo más incoherente. Ahí tengo que darte la razón. Quizás debí haber escrito otro post con esta última curiosidad, que es el libro de los cien mil millones de poemas.

  3. Pero también, Cristina, hay que tener en cuenta que pocas cosas hacen más daño a la ciencia que el confundir la metáfora con la idea. Por otra parte, muchas veces se entiende que todo conocimiento que es formal es también matemático. Ejemplo claro de esto ocurre cuando oyes a compañeros comentar que el análisis sintáctico es matemático, o que el latín es como las matemáticas, como si la disciplina no fuese determinada en parte por su objeto de estudio.
    En estos tiempos de divulgación barata y de dumbing-down the curriculum, en que los “expertos” pretenden que un alumno pueda entender los conceptos matemáticos avanzados y los fenómenos físicos (los que estén de moda: fractales, cuántica, relatividad, caos, estructura del ADN,…) sin saber previamente aritmética o álgebra no hay cosa que más grima me dé que los divulgadores à la Punset que juntan palabras que suenan bien. ¿Conoces el pasaje de Sábato sobre la explicación de la relatividad? Te pongo un enlace por si acaso:
    Uno y el Universo
    Por cierto, te había mandado un comentario al post anterior, probablemente la inteligencia colectiva esa de la que hablan los gurús me lo censuró (o quizás haya habido un problema de conexión, quién sabe)

  4. Hola, amigos. Interesante post y comentarios. Queneau es de OuLiPo, que construyen estructuras inspiradas en las matemáticas, según dice, para imponerse restricciones en la escritura. Pero las matemáticas sí han formado y forman parte de la poesía. Su léxico, sus imágenes, su sensibilidad… Os invito a conocer \”πoetas (primera antología de poesía con matemáticas)\”, que casualmente he hecho yo mismo, con la importante contribución de autores de ambos lados del Atlántico. Enlace a la editorial (http://edicionesamargord.net/archives/tag/%CF%80oetas) y a mi blog (http://PoesiaAbierta.blogspot.com).

  5. Coquejj, tienes razón en lo que dices sobre la divulgación. Decir que algo “es matemático” es como decir que algo “tiene energía” : no se sabe bien de qué se habla pero se usa tanto para un roto como para un descosido. Evidentemente la poesía y la matemática no son la misma cosa… pero lo que quería hacer notar aquí es que sus lenguajes no son tan diferentes como podría parecer de entrada. Digamos que una mente matemática es también poética. Yo he notado que a los niños a los que les gustan las matemáticas suelen sentir fascinación también por las rimas, las metáforas y los juegos de palabras. Por un lado, las palabras admiten muchas combinaciones pero sólo algunas forman ese misterio del que hablaba Lorca. Por otro lado, una ecuación puede verse también como una pieza estética. Es ahí donde veo los puntos de encuentro.

    Mientras lo escribía me parecía una idea relativamente interesante, pero ahora los comentario me están dejando un poco preocupada. ¿Estaré cayendo en el punsetianismo?

    Me ha parecido genial el texto de Sábato que has enlazado. Me parece un tema muy interesante para debatir. ¿Hasta donde debe llegar la divulgación?

    Tu comentario anterior había caído en la carpeta del spam pero ya lo he rescatado.

  6. Jesús, muchas gracias por los enlaces. El libro tiene muy buena pinta, es un tema que interesa mucho y lo buscaré. De todas maneras, aunque he hablado de Queneau, mi intención era más bien la de señalar esa similitud estética y de lenguaje que tiene por ejemplo un buen verso y una ecuación, y no tanto estudiar el uso de los conceptos y el vocabulario matemático en poesía. Me alegro de que te haya resultado interesante el post.

  7. Muchas gracias a ti, Cristina, por interesarte por la materia siendo ¡física!. Con la ojeriza que físicos y matemáticos se tienen…
    Jejeje. Un saludo.

  8. Vaya, Jesús, pues me tendrán que quitar el carnet porque ni sabía que había esa ojeriza 😉

  9. Maravillosa y sugerente entrada. La he compartido en un Facebook que tenemos en el Centro para el Plan Lector. No creo que sea la última. Me encanta tu blog. Felicidades. Juan Carlos

  10. ¡Muchas gracias, Juan Carlos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s