La biblioteca universal

En Borges verbal, Jorge Luis Borges narra la siguiente anécdota:

Nuestra Biblioteca Nacional [de la Argentina] tiene 900.000 volúmenes. La biblioteca de Lussok, una pequeña ciudad de Texas al borde del desierto, tiene dos millones. Encontré allí libros de literatura anglosajona que no había hallado en ninguna parte. Me los regalaron. Luego me dijeron que había una sección argentina y que pidiera algunos libros. Entonces yo pedí algunos títulos fáciles (“El Facundo”, “Don Segundo Sombra”). Y me dijeron: «No, pida algo más difícil». Bueno, dije, voy a hacer la prueba. A ver, “El imperio Jesuítico”, de Lugones, del que no tenemos ejemplar en la Biblioteca Nacional. Entonces viene la bibliotecaria, una muchacha alta, rubia, texana, y dice: «Quiere la primera o la segunda edición». Tenían las dos. Quiere decir que una persona sin salir de su pueblo (que es digamos como Los Toldos) [en la provincia argentina de La Pampa] puede estudiar cualquier cosa. Tiene todas las posibilidades. Pero, en medio de todo eso, hay un sistema educativo absurdo que lo desperdicia.

¿Qué hubiera dicho de haber conocido Internet? Probablemente algo parecido.

Entradas relacionadas:

Anuncios

9 Respuestas a “La biblioteca universal

  1. Deja asombrado la posibilidad de tener todo al alcance de un clic. Al mismo tiempo tener todo como “posible” es no tener nada como real. Supongamos que tengo TODOS los libros a mi alcance. De acuerdo, ahora tengo que escoger cuales voy a leer en el tiempo limitado que tengo.

    Yo no sé aún de qué modo esto ayuda a mis alumnos. Por ejemplo, existen muchísimos materiales de la obra de Platón (resúmenes de sus teorías). Pero sería suficiente con que mis alumnos entendieran bien uno de ellos. Quizás el profesor debería ser el que selecciona el material adecuado para el nivel del alumnado. Cuando yo preparo mis clases sobre Platón leo varios de esos resúmenes y de este modo refresco mis conocimientos comparando unos con otros. A veces pienso que esto es lo que deberían hacer mis alumnos, leer varias versiones de lo mismo, pero me doy cuenta que es un trabajo enorme para un alumno de bachillerato porque le cuesta mucho más tiempo que a mi leer una sola de las versiones. Además, una parte de su educación consiste, no en aprender Platón, sino comprender el lenguaje (las palabras) con las que Platón es explicado. Mucha tarea del alumno es aprender a manejar la lengua. Y para eso no necesita leer mil cosas sino leer unas cuantas enterándose bien.

    Otra versión de algo parecido.

    A mi no me sirve de nada que toda la obra completa de Platón esté en Internet, yo necesito que mis alumnos comprendan bien ocho o diez páginas de la República de Platón que son las que se comentan en Selectividad, porque además comprendiendo esas páginas están comprendiendo lo esencial de las ideas de Platón.

    A veces esa amplitud de los materiales perjudica en lugar de beneficiar. Por ejemplo, listening para estudiar inglés. Tengo miles a mi alcance y por eso me descargo montones y los escucho desordenados y al azar. A veces pienso si no aprendería más escuchando unos cuantos muchas veces y a conciencia (con el texto delante en ocasiones) para sacarle más partido.

    En cuanto a los ejercicios de gramática de inglés estoy encantado con tener muchos donde elegir. Estos días estoy estudiando por mi mismo mirando en Internet el uso de OTHER, THE ORTHERS, THE OTHER, ANOTHER, OTHERS (que me ha costado pillarlo) pero luego he podido hacer todos los ejercicios que me ha dado la gana, con corrección automática. Un lujo.
    …………………….

    En el caso del inglés veo mucho más claro que en mi asignatura que es la filosofía de bachillerato la ventaja que proporciona Internet.

    Para la asignatura de psicología también encuentro montones de videos cortos que ilustran con imágenes las cosas que explicamos. A veces una ayuda inestimable. Pero en eso también veo un peligro. A veces uno puede abusar de los videos, es algo cómodo y que rellena muy bien las clases, ahora que usamos youtube on line. A veces se puede convertir por pereza en una herramienta peligrosa para no dar clase. Al menos eso sucede en mi caso. Es el conocido como VIDEO PORNO. Porno dar clase pongo video. 🙂

  2. ¿Existe algún tipo de castigo en este blog cuando el comentario supera la longitud de la entrada? 🙂

  3. La verdad es que, por mucho que nos hayamos acostumbrado, Internet no deja de ser asombrosa. La red es maravillosa pero… se desperdicia si se accede a ella sin la capacidad necesaria para entender y analizar los contenidos de forma crítica. Esto es algo más o menos obvio pero que desgraciadamente creo que se escapa del entendimiento de los pedagogos dos-punto-cero con sus metáforas del DJ y de la ‘curación de contenidos’. Aunque Borges al hablar del sistema educativo no podía estarse referiendo a esto, la comparación viene al pelo. Supongo que la mayoría de tus alumnos, solos frente a Platón, se conformarían con el primer párrafo de la entrada de la Wikipedia. Lo peor es que esto es algo que ya nos está pasando a todos. Internet facilita el fraude intelectual porque es fácil conformarse con una simple apariencia de profundidad: damos un par de nombres, una referencia, repetimos un lugar común y parece que realmente sabemos algo. Quizás mi generación fue la última que se educó sin Internet y ahora lo veo como una ventaja, sobre todo porque ahora sí la tenemos.

    Y los comentarios son siempre bienvenidos. Coementario grande, ande o no ande 🙂

  4. Y estoy de acuerdo en que para aprender idiomas es impagable. No hay nada como seguir una serie o una película en VO para ‘hacer oído’, algo que con la tele o el cine es imposible.

  5. Reconozco que es un placer leer opiniones con las que estoy de acuerdo (no sucede en la red con la frecuencia que me gustaría, sobre todo en blogs de educación). Abundo en el tema: en ocasiones es demasiado evidente que los gurús 2.0 confunden vergonzosamente datos y conocimiento, y aún peor, velocidad de acceso a los datos con asimilación. Supongo que para ellos equivaldrá bajar libros en pdf de Álgebra con su dominio…
    No podía dejar de comentar el último concepto chanante que he leído en el sitio de algún gurú (no es muy difícil de localizar):
    “TEP=Tecnologías del empoderamiento y la participación”

  6. Creo que este es un ejemplo claro del nuevo papel del profesor. Ahora no es el que posee el conocimiento, sino el que tiene que conseguir que los alumnos sepan acceder a el y discriminar entre toda la información a la que se tiene acceso. Es increible como podemos conectarnos con cualquier lugar del mundo y acceder a libros, temas, … inimaginables hace apenas unas décadas, pero ¿sabemos filtrar esa información? ¿somos capaces de profundizar y de no quedarnos en el titular o en la “letra gorda”?.
    Felicidades por el blog

  7. Muchas gracias, J. Raúl. Yo sí creo que el profesor tiene que poseer el conocimiento, al menos más conocimiento que el alumno, ¡es el profesor! Claro que en Internet hay muchísimos recursos y además no todos sabemos de todo y ahí nos viene muy bien nuestra biblioteca universal de Internet. Pero fíjate que en la red el conocimiento aparece disperso y fragmentado así que acceder a ella sin haber creado antes una estructura, tanto mental como de conocimientos previos – o sea, con un marco de referencia – puede ser contraproducente.
    Tú que estudias pedagogía, sin duda sabrás que se hace mucho hincapié en que el alumno no debe memorizar sin entender. Pues bien, con esto del 2.0 a veces a veces parece que se prima la recogida de información sin entender, para dar la apariencia de que se ha aprendido. Al menos memorizando se ejercita el cerebro, pero de esta otra manera…

    Me he pasado tu por tu blog y me ha parecido muy interesante. Hasta me he inspirado en una entrada tuya para una actividad que he colgado en mi otro blog . Veo que, como yo, te has lanzado estudiar pedagogía desde una formación previa y un trabajo que no tienen nada que ver con este tema, algo que supongo que no es muy habitual. Yo también empecé el blog como trabajo de clase. Antes lo presentaba diciendo que el profesor lo había evaluado como “belicoso, agresivo y falto de modestia” (así mismo fue), pero ya lo he quitado porque sonaba a despecho 🙂

  8. Gracias por tu respuesta Cristina y me alegro que te sirva mi blog (me ha encontado la referencia a la entrada que has realizado)´
    Lógicamente no queria decir que el profesor no tiene que tener conocimientos y que su principal funcion no es el transmitirlos, pero quizas el modo de transmitirlos y sus tareas han cambiado. Antes se hace mucho incapie en la memorización, ahora esto debe cambiar y el comprender e interpretar toda la información que nos llega y a la que tenemos acceso es más importante que nunca.
    Seguire atento a tus 2 blogs.

  9. Coquejj, respondo tarde porque el comentario había caído en la carpeta de spam. Es interesante lo del “apoderamiento” porque no sé quién les ha dicho a ellos que los alumnos quieren “apoderarse” de nada. Básicamente lo que quieren es que alguien les explique las cosas y les ayude a entenderlas. Y no me parece mal, que para algo están los profesores. Una cosa es intentar que el alumno sea autónomo y otra es dejarlo a la buena de Dios. Si el alumno no crea ese marco de referencia, esa estructura mental y de conocimientos previos, es imposible que sea autónomo y mucho menos que se “apodere” de nada. En esta sublimación de la cosa 2.0 veo un poco de deslumbramiento por lo nuevo (no es tan nuevo ya, pero bueno), un poco de malentender los conceptos de libertad y autonomía y otro poco esa cosa tan española de querer parecer en lugar de ser o de saber.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s