El mito del chiringuito

El profesor de mis seminarios semanales, de obligada asistencia, se ha aburrido está aplicando la teoría de que el docente debe actuar como simple mediador, y en lugar de dar clases nos ha pedido que comentemos en un foro una serie de vídeos (del youtube) que ha ido colgando en la página de la asignatura. Para mí es como escribir en el blog pero muchísimo más aburrido porque nunca hay debate: el profesor no participa y a los alumnos todo les parece bien, hasta el punto de que han llegado a estar de acuerdo con afirmaciones contradictorias. El último vídeo que he tenido que comentar ha sido una conferencia sobre las nuevas tecnologías en educación. Pues bien, nada más empezar, la ponente ha caído en el llamado ‘mito del chiringuito’.

El ‘mito del chiringuito’ consiste en comparar algún aspecto de la vida en España con el equivalente de algún país desarrollado. Si  llegamos a la conclusión – casi siempre inevitable – de que en otro país tal cuestión es mejor que en España, hay que responder inmediatamente que aquí tenemos más horas de sol, que nos sabemos divertir más o que tenemos chiringuitos. Por ejemplo:

– Afirmación: En Noruega el sueldo medio es muchísimo mayor que en España incluso contando con que el coste de la vida es mayor en aquel país.
– Respuesta: Sí, pero en Noruega hace mucho frío y además no hay chiringuitos.

– Afirmación: En Alemania hay derecho a un año de baja de paternidad mientras que en España ésta es sólo de quince días.
– Respuesta: Sí, pero en Alemania no son pasionales y además no hay chiringuitos.

El caso es que, como decía, el mito del chiringuito ha llegado a la educación. Ahora resulta que no debemos tratar de imitar el sistema educativo finés porque en Finlandia se suicidan mucho (y porque no hay chiringuitos, supongo). Como por lo visto en Irán, Jamaica y Guatemala se suicidan menos (o eso dicen), quizás deberíamos copiar los sistemas educativos de esos países. Maravilloso.

Lo irónico es que España, con sus no sé cuántas horas de sol, es el tercer país de Europa con más suicidios, sólo por detrás de Finlandia y Bélgica. Quien no se consuela es porque no quiere.

Entradas relacionadas:

Anuncios

6 Respuestas a “El mito del chiringuito

  1. Lo dicho, Cristina, parece que me hablas de un secta maoísta. Además, por lo que leo el “group thinking” lo tiñe todo, así como el “double speak” sobre el que nos alertaba Orwell: la posibilidad de mantener al mismo tiempo dos ideas contradictorias sin sufrir ninguna crisis de conciencia.
    Lo que si he notado es que cuando sacan a uno de esos españoles que están repartidos por el mundo y les preguntan al final cuándo volverán a España, suelen responder que quizás vuelvan de vacaciones algún día…para regresar luego al país que les ha dado las oportunidades que dejaron en el chiringuito español. Esperemos que no te perdamos a ti en Finlandia.

  2. Me encantan tus reflexiones. Es cierto lo que dice Plutarco: los españoles por el mundo tampoco es que se “maten” por volver a nuestro país.

    Lo peor, es lo que me ocurre a mí: vivo en España… y no me gustan los chiringuitos.

  3. Mira que tienes mérito, Cristina. No sé cómo puedes aguantar tal agonía.
    Como curiosidad, yo utilizo lo de “que el docente debe actuar como simple mediador” como amenaza para mis alumnos.
    Por otra parte, yo mismo estoy a empezar a coger complejo de troll, de tanto comentar en blogs de los TIC-iluminados (que son legión, ahí fuera) y que nunca me contesten. Y eso que intento ser educado.

  4. Es verdad, Plutarco y F. y C., que cada vez hay más españoles que reniegan de España y ahora, con la que se nos está viniendo encima, más todavía. El mito del chiringuito está perdiendo fuelle pero por lo visto en el contexto educativo sigue vivo. F. y C., la verdad es que a mí sí me gustan los chiringuitos… pero lógicamente me gusta más tener un trabajo por el que se me valore, una atención médica de calidad, una buen sistema educativo, etcétera.

    Coquejj, muy bueno lo de la amenaza. Yo también he comentado en blogs de TIC-iluminados – con respeto aunque sin admiración – y jamás me han respondido, hecho que tiene bastante gracia si tenemos en cuenta que se trata de personas que hacen apología de la web 2.0 y continuamente ensalzan lo maravilloso que resulta poder comunicarse con todo el mundo y compartir ideas. A la hora de la verdad, se han quedado en la web 1.5… o menos..

  5. En mi opinión el mito del chiringuito -a veces una denominación es un verdadero descubrimiento- está muy extendido y no solo en las conversaciones de bar o de la calle, sino en todos los niveles de la cultura y de las Administraciones. Lo que es cierto es que a veces más que funcionar sacando pecho de lo propio, actúa rebajando tanto lo ajeno que por comparación lo nuestro se salva o saca buena nota. En concreto en lo relacionado con el fracaso educativo y el modelo finlandés se ha oído de todo, desde los portavoces del Ministerio, pasando por filósofos, profesionales de la enseñanza, personas con estudiosos comparados del modelo español y finés, y casi cualquier persona que se os pueda ocurrir, y las cosas que se han dicho en contra del finés han sido tremendas. Hubo una estudiosa madrileña que entre otras cosas lo calificó de “oriental” y debéis entender que ponía en ese adjetivo todo lo que nuestra sensibilidad se niega a admitir.

  6. Cierto, Emilio. Es interesante el matiz de que, más que elevar lo español, se trata de degradar lo ajeno. Esto es algo que, por otro lado, también ocurre puertas adentro. Y es un enorme problema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s