Reflexión curricular

Estoy hasta arriba de trabajo pero no he podido evitar compartir los objetivos de una conferencia a la que tendré obligatoriamente que asistir la próxima semana. A saber:

  • Conocer el procedimiento de reflexión del currículo para generar acciones que desarrollen las competencias básicas en el alumnado.
  • Conocer los principios metodológicos básicos para generar acciones competenciales con el alumnado.
  • Conocer el proceso de evaluación formativa e informativa del grado de adquisición de las competencias básicas.

¡Ay! Me pregunto cómo he podido vivir todos estos años sin haber reflexionado sobre el currículo y, lo que es más grave todavía, ¡sin conocer el procedimiento de reflexión! ¿O sera tal vez el currículo – que no yo – el que tiene que reflexionar? Ahí dejo abierto este interrogante.

Entradas relacionadas:

Anuncios

17 Respuestas a “Reflexión curricular

  1. Cristina, esto de la nueva pedagogía es bochornoso. Lo más gracioso es que mucha gente incluso se lo cree. Hace tiempo escribí una cosa al respecto:
    http://picandovoy.blogspot.com.es/2011/02/bodrios-ininteligibles.html

    ¡Un saludo!

  2. He leído tu artículo… y lo has clavado, Nicolás. Aunque bueno, se le echa la culpa a Belén Esteban – tómese como paradigma de lo chabacano – pero para mí el problema mayor está en las supuestas élites culturales/académicas, que jamás se reconocerán a sí mismas como masa cuando en el fondo están a un paso.

  3. La verdad es que para empezar a contar y no parar. Yo podía contar algunas de esta semana, pero si me leen mis “superiores” me expulsan del cuerpo.
    Y yo me pregunto ¿volverá el sentido común alguna vez a la escuela?

  4. Cristina, cuanto más se de los entresijos de como forman a nuestros futuros educadores, más pánico me entra. Sobre si volverá el sentido común a la escuela…quizás lo haga si los futuros educadores se olvidan de lo que les enseñan en conferencias de obligada asistencia (suena casi a maoísmo y su revolución cultural, bueno, todo lo que leo sobre constructivismo y nuevas pedagogías suena a a algo más que mera corrección política) a las que asistirá Cristina.

  5. Sobre el inmenso lío que ha creado la nueva pedagogía en la educación se podría estar escribiendo horas y horas. Para mí el resumen sería que las nuevas directrices de la administración educativa, que se renuevan constantemente, sería que los docentes se olvidaran de los contenidos educativos, también de su experiencia en el aula, cómo no, de su intuición guiada o no por años de oficio, para consagrar todo el tiempo a elaborar unos tochos de programación, muchas veces más extensos que los propios contenidos de la materia, en un lenguaje tan ampuloso y vacío como imposible su concreción en el aula.

    Bien es verdad que ese tocho una vez enviado a la Delegación provincial nadie se toma la molestia de leerlo excepto para el caso de que aparezca la reclamación de un alumno o, más frecuentemente de sus padres, sobre si está suficientemente bien recogido un contenido mínimo o un criterio de evaluación, porque en caso contrario se hará necesario cambiar la nota de examen sin necesidad de ninguna otra cosa. Paradójicamente nunca el sistema educativo fomentó tan mal los valores, ni consiguió peores resultados en conocimientos y competencias, al menos es lo que reflejan las evaluaciones tanto internas como externas.

  6. F. y C., la verdad es que intriga eso de ‘tus superiores’. En cualquier caso, se me ocurre que a lo mejor estás viviendo la típica situación del ‘Treje nuevo del emperador’ a lo mejor hace falta simplemente que alguien diga que el emperador está desnudo. Yo todavía tengo esa esperanza: de ahí el título del blog.

    Plutarco, me ha hecho gracia el símil maoista. Yo no sé si se olvidarán, lo que sí sé es que este tipo de ‘enseñanzas’ no sólo no tienen ningún rigor, sino que son de imposible aplicación en ningún ámbito… además de la obvia aplicación pecunaria, o sea, la de dar de comer a los expertos pedagógicos que las imparten, claro.

    Emilio, estoy totalmente de acuerdo con lo que dices. No es pedagogía: es burocracia… y de la mala, además.

  7. Cristina, acabo de leer esto en los deberes de mi hijo de 2º de Primaria:
    “Tacha la palabra que no pertenece al mismo campo semántico que las demás”. Jajajajaja, menuda gente… ¿Hay alguna necesidad de meterle a un niño de 7-8 años el palabro “campo semántico”?

  8. Campo semántico… vaya. Lo peor es que este tipo de cosas suelen venir acompañadas de trivialidades tales como que los gatos están cubiertos de pelo, que en verano hace más calor que en invierno y que el plátano es una fruta. Digo, cosas que son vox populi y que sin embargo se explican a los niños para que posteriormente coloreen un gato, una escena veraniega y un plátano.

  9. A ver, yo creo que la práctica de la pedagogía debería predicar con el ejemplo y ser CLARA y DIDÁCTICA. Si los pedagogos empiezan a jugar al juego de crear vocablos que oscurecen conceptos básicos, mal empezamos. Una pedagogía que sólo es entendible para iniciados no merece llamarse pedagogía.

  10. Jomis, yo creo que el refrán ‘en casa de herrero, cuchillo de palo’ se inventó para los pedagogos.Yo al menos no me he cruzado con ninguno que sea capaz de explicar algo de manera que se entienda.

  11. La pedagogía no es lo único que debe guiar a la educación, existe la psicología evolutiva. Dos recomendaciones de lecturas al respecto:
    Aprendizaje e instrucción. Autor: Mayer. Alianza Editorial. Plantea con datos empíricos lo que funciona mejor para que el alumnado aprenda. Es uno de los libros imprescidibles.
    Para el currículo y reflexiones sobre el mismo puedes leer a Stenhouse en su obra: Investigación y desarrollo del currículo.

    • Luis, desafortunadamente la psicología evolutiva o la neurociencia describen una realidad que choca contra los constructos de la pedagogía moderna.

      • No hay ningún problema. En el día a día de su profesión el profesor o maestro debe poner en práctica aquellas estrategias y “saber hacer” que funcione para que los alumnos aprendan. Si eso lo da la pedagogía a por ella, si lo da la psicología evolutiva a por ella, si lo da la neurociencia a por ella y si lo da la mezcla de todo a por lo que realmente sea útil para la tarea de que el alumnado aprenda.

      • Totalmente de acuerdo.

  12. Luis Sáez, gracias por las recomendaciones. Tienes razón cuando dices que el maestro tiene que poner en práctica aquellas estrategias que le funcionen. Es probable que todas estas estrategias tengan puntos en común pero dependerán, en gran medida, del alumno y sus circunstancias. Lo que yo he notado en España es que la pedagogía es una parodia de sí misma y que poco o nada se sabe (o se quiere saber) de psicología evolutiva y neurociencia aplicada a la educación. Por no decir que las soluciones son generalmente dogmáticas, incoherentes y desconectadas de los hechos. Hasta el punto, como ha dicho Plutarco, de que muchas veces chocan con la realidad.
    Los libros que recomiendas parecen de autores extranjeros. Es curioso pero he notado un poco más de seriedad sobre estos temas cuando he leído a autores ingleses, alemanes o americanos.

  13. Lo de la pedagogía es un claro fruto de la desconexión que existe entre la universidad y los IES y colegios en el sistema educativo español. No se investiga en temas educativos en serio: la universidad corre un muro de acero y no se presta a las colaboraciones con IES y Coles. Bueno sí, hay colaboraciones pero son para “vender” la universidad y captar alumnado para lo ciclos. A un lado quedan cuestiones muy importantes como implementar innovaciones y realizar investigaciones educativas. Eso cero.
    Lo de la psicología educativa y las estrategias en general es de traca. Hoy en día, por poner un ejemplo, si un padre le dijese al profesor de lengua de su hijo: “¿Qué hay que hacer para que mejore el nivel de lectura compresiva de mi hijo/a? Como padre/madre estoy dispuesto a hacer lo que sea en casa” En el 90% de los casos el profesor/a contestaría “Debe estudiar más o leer más”. Pero pocas estrategias concretas y basadas en la investigación empírica (cosas que funcionan) que la hay. Aquí pasa como en el fútbol, en España, todos llevamos un seleccionador nacional dentro. Todos llevamos un profesor dentro porque serlo supone trincar una interinidad o aprobar una oposición y hacer con los alumnos lo que hicieron contigo cuando lo fuiste.
    No es todo extranjero. Hay honrosas excepciones en España. Aquí dejo otros dos imprescindibles:
    Alonso Tapia, Jesús (2005). Motivar en la escuela, motiv ar en la familia.
    Madrid: Ediciones Morata.
    Alonso Tapia, J. (1991): Motivación y aprendizaje en el aula. Cómo enseñar a pensar. Santillana. Madrid. ISBN: 84-294-3334-1

    En definitiva lo que hace este hombre, (Jesús Alonso) suele tener aplicación directísima en el aula y tiene respaldo científico:
    http://www.uam.es/gruposinv/meva/jesus.html

  14. Luis Sáez, efectivamente las universidad está totalmente desconectada de la escuela. Muchos de mis profesores sólo han pisado una escuela cuando ellos mismos eran alumnos, mientras que los otros fueron maestros allá en tiempos de la EGB y salieron escopetados porque, ¡ay!, en la universidad hay poquitas horas lectivas y además no hay que aguantar niños. Ya que su experiencia es nula, una al menos esperaría que tuvieran conocimientos específicos en algún campo humanístico, científico o técnico, o en concreto sobre psicología evolutiva y temas afines… pero tampoco. Muchos hemos buscado en los pedagogos una ayuda real para aprender a enseñar y con lo que nos hemos encontrado es con algo parecido a una pandilla de vendedores de crecepelo. Eso sí, tan burdos, que en mi caso bastó media hora para descubrir la impostura. Siento decirlo, pero muchas veces las enseñanzas de los supuestos expertos dan vergüenza ajena. La pedagogía se ha desacreditado desde dentro de los propios departamentos universitarios. Siguiendo con tu símil futbolístico, si el seleccionador se limitara a proponer que en lugar de fútbol se diga ‘actividad lúdica balompédica’ y le diera por sugerir que el objetivo del juego ya no es meter el balón en la portería contraria sino lanzarlo al público que está en la grada, cualquier opinador de bar podría argumentar que él lo haría mejor… y lo triste es que tendría razón.

    Gracias por las referencias. Aún no he podido consultarlas pero me las guardo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s