Especial elecciones: Sistema de d’Hondt

Ahora que las elecciones están a la vuelta de la esquina, se vuelve a hablar de la ley o sistema de  d’Hondt para hacer el reparto de escaños tras las votaciones. Bueno, se suele escuchar “sistema de Hont” pero la primera forma es la correcta porque el nombre de la persona que lo ideó era Victor d’Hondt (que no Victor Hondt). El señor d’Hondt era un matemático y profesor de derecho  belga que vivió a finales del siglo XIX. Su sistema permite calcular cuántos representantes de cada candidatura saldrán elegidos en unas elecciones, según el número de votos recibidos por cada una. Parece un problema muy sencillo pero no lo es tanto. Veamos un ejemplo: si para tener un diputado  hacen falta 500 votos y el Partido por la Mitad (PPLM) recibe 1000, está claro que esta formación tendrá dos representantes en el congreso. Ahora bien, si le votan sólo 800 personas, teóricamente tendrían derecho a 1,6 diputados (800/500) pero, claro, una persona no se puede dividir (recuerden que ya lo intentó Salomón con un niño y no funcionó) así que habría que aplicar algún tipo de redondeo para determinar si al PPLM se le asigna 1 o 2 diputados. A Victor d’Hondt se le ocurrió una manera bastante ingeniosa de hacerlo. Se trata de calcular los divisores entre el número de votos que recibe cada candidatura y el número de representantes, ordenar estos divisores de mayor a menor y seleccionar tantos como representantes haya. Como dicho así no nos aclaramos, lo mejor es que veamos un ejemplo.

Imaginemos que en un colegio hay elecciones para elegir  4 representantes de los niños de 6º de primaria en el consejo escolar. Se presentan cuatro partidos: ‘Alianza de amigos’ (A), ‘Banda de burócratas buenos’ (B), ‘Comando de candidatos curiosos’ (C) y ‘División de despistados’ (D) .  Votan los 62 niños de las tres clases de 6º (aunque en realidad saber el número total de votos no nos hace falta) y después del recuento salen los siguientes resultados: el partido A recibe 24 votos, el B 19, el C 15, mientras que el D, que propuso eliminar el recreo, sólo es votado por los miembros del propio partido D, o sea, obtiene 4 votos. Comenzamos haciendo una tabla. Como hay cuatro partidos, hacemos cuatro columnas, que nombramos A, B, C y D; además se van a elegir 4 representantes así que hacemos 4 filas. Una vez hecha la tabla, pasamos a calcular los divisores. En la primera columna, irán los divisores de A que serán: 24/1, 24/2, 24/3 y 24/4 donde, recuerden, ponemos 24 porque son los votos que recibió A. En la segunda columna, hacemos lo mismo con los 19 votos que obtuvo B, es decir,  escribimos 19/1, 19/2, 19/3 y 19/4 en las filas correspondientes. Después de hacer lo mismo con C y D, nos queda una tabla como la que sigue:

Divisores para A, B, C y D y 4 representantes.

Y ya casi hemos terminado. Ahora, lo que hay que hacer el marcar los 4 divisores mayores (4 porque buscamos 4 representantes). Estos son, por orden: 24, 19, 15 y 12, que pasamos a señalar:

Se marcan los cuatro divisores mayores

Ahora sólo hay que mirar cuántas marcas tiene cada candidato. A, tiene dos marcas lo que significa que 2 de los representantes serán del partido A; Como B y C tienen una, cada uno tendrá un representante. Por último D no tendrá representante en el consejo. Una vez que se ha entendido, quien no tenga ganas de dividir,  puede usar  el simulador de esta página.

Esto mismo, pero con más votantes y partidos, es lo que se hace en las elecciones generales. Eso sí, no se hace un reparto único en toda España sino por provincia o circunscripción electoral, asignando a cada una un cierto número de diputados (más, cuanta más población haya, claro). El hacerlo así hace que un partido que sólo se presente en una provincia tenga más probabilidades de conseguir representación que uno que lo haga en toda España. A la provincia de Santa Cruz de Tenerife, por ejemplo, le corresponden 7 diputados, así que se hace una tabla como la de arriba pero con 7 filas, en vez de 4, y con tantas columnas como partidos se presenten. Bueno, en realidad, como partidos que hayan obtenido más de un cierto número de votos. Esto quiere decir que los partidos que tengan muy poco apoyo no se tienen en cuenta a la hora de hacer los cálculos. Por eso, hay quien dice que votar a los grupos minoritarios es tirar el voto o apoyar indirectamente a los grandes. En cualquier caso, yo creo que cada uno debe votar por lo que le parezca. Como los cálculos son complicados, se usan programas informáticos.

Anuncios

2 Respuestas a “Especial elecciones: Sistema de d’Hondt

  1. Gracias por la explicación. Creo que lo entiendo por primera vez. He utilizado el simulador. En mi blog he propuesto una votación sobre los partidos principales en las elecciones y utilizaré dicho simulador. Si no has votado, te invito a ello. Un cordial saludo.

  2. Gracias, Joselu. Me alegro de que te haya sido útil. Ya he votado en tu encuesta pero… viendo los resultados, me temo que tus lectores no son (somos) muy representativos de la sociedad española.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s